Remedios para el dolor de columna

  El dolor de columna, no solo afecta a los adultos mayores o a las personas que tienen hernias discales. Cualquier persona puede padecer estos dolores, que te inmovilizan y que pueden aparecer por efecto de algún mal movimiento o por desarrollar un lumbago.

En este artículo hablaremos sobre los remedios para el dolor de columna. Lo dividiremos en puntos: cómo quitar el dolor de columna, remedios caseros para el dolor de columna y pastilla para el dolor de columna.

erradicar el dolor de columna con remedios caseros

mujer con dolor de columna

 

Cómo quitar el dolor de columna.

El dolor de columna puede tener muchas causas, entre las cuales pueden estar, el peso excesivo, malas posturas al sentarse y caminar, hernias discales o malos movimientos, entre otros. Lo cierto es que padecerlo es muy incomodo y sobre todo nos inmoviliza.

Existen remedios caseros para aliviarlo, no es recomendable que de primera instancia te auto mediques, ya que debes buscar el origen verdadero de padecer dolor de espalda, para así evitar males mayores o complicaciones.

Así mismo, existen medicamentos farmacológicos, que deben ser recetados por un traumatólogo o un neurocirujano, al cual debes acudir para que al hacerte una revisión y estudiar tú historial médico y tus antecedentes, para que pueda determinar que hacer.

Si al probar con los remedios caseros para el dolor de columna, no sientes ni la más remota mejoría, y comienzas a sentir que en los brazos o piernas sientes cosquilleo y se te adormecen, problemas para orinar, fiebre u otro síntoma extra, acude al médico.

Lo primordial para erradicar el dolor de espalda, es tener una dieta saludable, controlar el peso, antes de hacer ejercicios realizar un buen calentamiento y tener claro cuáles son los remedios para el dolor de columna que puedes utilizar.

 

Remedios caseros para el dolor de columna.

Entre los remedios caseros para tratar el dolor de columna, tenemos los que podemos realizar con ingredientes que tenemos comúnmente en nuestras casas. Además de aquellas prácticas extras como caminatas al aire libre, yoga, acupuntura entre otras.

Los remedios para el dolor de espalda, que podemos realizar en casa y de los que hablaremos aquí son: aceite de ajo, jugo de limón y sal, alcohol de romero, aceite de oliva con manzanilla, compresas de agua fría y caliente, té de savia.

Aceite de ajo

El ajo tiene propiedades antisépticas, antiinflamatorias y analgésicas, sumado al aceite de almendras, coco o de oliva, re potencia su poder curativo. Por lo tanto, es ideal para usarlo como remedio para el dolor de espalda.

Toma aproximadamente diez a quince dientes de ajo, tritúralos muy bien y ponlos a freír en 60 ml de algunos de los aceites antes nombrados, cuando estén dorados, los retiras del fuego.

Deja enfriar y con esa pasta, da masajes con fuerza en la espalda en la zona del dolor. Deja que actúe por lo mínimo tres horas y luego date un baño relajante con agua tibia. Debes hacerlo una vez al día por espacio de quince días.

Jugo de limón con sal

El limón tiene propiedades antisépticas, antiinflamatorias y calmantes. En unión a la sal, forma un potente calmante. Toma el zumo de 2 o 3 limones con un poco de sal, una o dos veces por día, por tres o cuatro días.

Alcohol de romero.

Este remedio casero es recomendable que lo hagas, aunque no tengas ningún malestar de espalda, para que lo tengas a mano, en caso de que padezcas en algún momento de uno.

En un frasco preferiblemente de vidrio coloca un litro de alcohol y añade 2 o 3 ramas de romero, déjalo maceras por una semana.

Al sufrir un dolor de columna, puedes dar masajes en la zona del dolor, antes de irte a la cama. Esto ayuda a relajar todos los músculos y nervios que están en la espalda mejorando notablemente.

Aceite de oliva y manzanilla.

El aceite de oliva y la manzanilla son calmantes muy eficaces. Toma un envase de vidrio preferiblemente de color ámbar y coloca flores de manzanilla que estén frescas y cubre con aceite de oliva. Cierra muy bien.

Colócalo en un lugar donde le dé el sol y el sereno directo, por lo mínimo quince días. Luego lo metes en el refrigerador.

Frota la espalda con ese aceite de manera vigorosa dos veces al día, y trata de descansar un poco después de haberlo aplicado. Repite si es necesario.

Compresas de agua fría y caliente.

Algunos fisioterapeutas, recomiendan el cambio brusco de temperatura al aplicar compresas de agua en las lesiones o en la zona del dolor sin razón aparente o que aún no se conozca.

Aplicar compresas de hielo o de agua muy fría y luego aplicar compresas con agua caliente hasta donde soportas y hacer cambios de una por otra por espacio de una hora, ayuda a relajar los músculos y por ende calma el dolor. Repetir dos veces por día.

Té de salvia.

La salvia tiene propiedades antiinflamatorias y calmantes. Pon a hervir un litro de agua con 2 cucharadas de hojas de salvia, por espacio de 15 minutos. Deja reposar y lo metes en la nevera.

Toma medio vaso de esta agua, dos veces al día por espacio de una semana. Debes sentir mejoría. Si sufres de dolor de espalda frecuentemente puedes hacerlo y tomarlo de manera preventiva.

Pastillas para el dolor de columna

remedios para el dolor de columna

dolor de columna en hombres

Como remedios para el dolor de columna, además de los caseros, tenemos los de orden farmacológico o los llamados medicamentos. En este grupo entran todos aquellos que son procesados en un laboratorio y prescritos por un médico especialista.

Entre los medicamentos para el dolor de espalda tenemos: los antiinflamatorios y analgésicos, analgésicos narcóticos, antidepresivos, anticonvulsivos.

Antiinflamatorios y analgésicos.

En este grupo de medicamentos que cumplen más de una función, encontramos el Diclofenac, ibuprofeno, el citrato de orfenadrina o el clorhidrato de ciclobenzapina, entre otros. Los cuales deben ser recetados por un especialista y no deben ser tomados en exceso ni por auto medicación.

Puede ser tomado una pastilla cada 12 horas que es lo que generalmente indican, por espacio de cinco a siete días, acompañado por protector gástrico, y tomado con jugo, leche, compotas o yogurt.

Analgésicos narcóticos.

Estos son analgésicos más fuertes de lo normal y se utilizan cuando el dolor es muy intenso y ocasionado por una causa ya conocida y que necesita algo más fuerte para que se pueda calmar la intensidad del dolor.

No debe usarse por tiempo prolongado, ya que por ser más fuertes pueden crear dependencia o, por el contrario, sobredosis. Deben ser recetados por un médico especialista y bajo su vigilancia y control.

En este grupo de medicamentos para el dolor de columna, se encuentran los relajantes musculares. Estos a pesar de su nombre, no actúan sobre los músculos sino en el sistema nervioso central.

Antidepresivos.

A pesar que su nombre indica que debe ser administrado a personas que sufren de depresión o que son propensas a sufrirla, en dosis mínimas ayudan a controlar y mejorar el lumbago crónico.

El uso de estos medicamentos, pueden acarrear estreñimiento, aumento del peso corporal, problemas de la visión, resequedad en la boca, entre otros síntomas. Deben ser indicados por un médico especialista y no debes dejarla de usar sin su aprobación.

Anticonvulsivos.

Estos medicamentos para tratar el dolor de espalda o de columna, son recomendados para las personas que has sufrido algún daño en los nervios de la espalda y este es el motivo de su dolor.

En ocasiones son usados por personas cuyo dolor de espalda es tan intenso y recurrente por su lesión, que este no les permite trabajar ni realizar sus actividades diarias de manera normal.

Su mal uso, puede ocasionar cambios en el peso corporal, problemas estomacales, ausencia de apetito, dolores de cabeza y erupciones en la piel.

Esperamos que la realización de este artículo, te sirva de guía y puedas ayudarte con los remedios para el dolor de columna, teniendo en cuenta, que en ningún momento debes auto medicarte y que debes consultar con un especialista.

También debes considerar que no todos los organismos son iguales. Lo que le sirve a una persona puede que sea contraproducente para otra.

Sobre El Autor
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Relacionados