Remedios para la amigdalitis

¿Alguna vez has tenido dolor de garganta? Estoy más que seguro de que si y esto es posible que fuese una amigdalitis, las amígdalas se encuentran expuestas a muchas bacterias, virus e infecciones que inflaman la linfa; solo con respirar por la boca uno puede contraer alguno de estos microorganismos.

Publicidad

Para combatir estos microorganismos y evitar la inflamación de la linfa en estas zonas que pueden causar problemas al momento de respirar o tragar alguna comida existen distintos remedios para la amigdalitis que puedes conseguir en una farmacia o directamente hacerlos desde tu casa, son muy eficaces para tratar todos sus síntomas y aliviar las amígdalas.

            Causas de la amigdalitis

Se puede producir esta enfermedad cuando las amígdalas de las zonas más internas del paladar y a comienzos de la garganta se inflaman, hinchan o expanden; es causado por algún tipo de bacteria o virosis. Las amígdalas son una barrera para defender la zona de la garganta contra cualquier tipo de gérmenes que ingresen a través de la boca.

Al momento de infectarse las amígdalas aumentan de tamaño y empiezan a producirse ciertos puntos de pus, ese es el momento en que se diagnostica una amigdalitis, justo cuando la inflamación llega al punto en que la persona casi no puede respirar o empiezan a salir puntos llenos de pus.

Lo que se puede sentir al momento de infectarse es dolor general y de cabeza, falta de apetito, ronquera, dolor de oídos, fiebre y alguno que otro síntoma común de la inflamación en esta zona como puede ser dificultad al tragar.

            Remedios para la amigdalitis que puedes hacer en casa

Son recetas sencillas, naturales y que cualquiera teniendo los ingredientes puede realizar en cualquier momento, pueden aplicarse justo cuando empiezan a aparecer los síntomas o para complementar los medicamentos que recete el médico, estos son los siguientes remedios:

            Jugo de limón y miel

Lo único que necesitaras para este remedio casero es de un poco de jugo de limón y una cucharada de miel, empezaras a hacer gárgaras con este brebaje cinco veces diarias, lo mejor es lavarse los dientes después para no sentir el efecto corrosivo en los dientes.

            Emplasto de hojas de salvia, gárgaras de salvia y pimienta cayena

Empezarás haciendo esto hirviendo, a la temperatura más alta que puedas, lo colocas en la garganta y lo envuelves con un pañuelo solo para mantener el calor del emplaste, cambiar cuando se enfríe. Para las gárgaras vas a hervir medio litro de agua junto a treinta gramos de salvia y veinticinco de pimienta, una vez hervido lo dejas reposar y realiza con este brebaje gárgaras varias veces durante el día.

            Brebaje de miel, vinagre de manzana y agua

Empezaremos mezclando una cucharada de miel con otra de vinagre de manzana y lo agregaran a una taza de agua tibia, mientras que esta tibia sin dejar que se enfríe lo consume a sorbos.

            Batido o jugo cítrico y con vegetales, infusión de tomillo

Para este batido necesitas de tres zanahorias, la mitad de una taza de agua y seis fresas, harás un jugo de esto licuándolo todo junto durante tres minutos y después consumirlo sin añadirle un saborizante o azúcar. Vas a necesitar el zumo de la mitad de un limón y una cucharada de miel por último ingiérelo.

            Bicarbonato de sodio y jugo de limón

Este remedio son unas gárgaras que puedes realizar a lo largo del día cerca de dos o tres veces, esto aliviará el dolor y sentirás como limpias las placas que te hacen sentir una molestia en las amígdalas, tiene que salir al escupir como una baba y no una saliva fluida como es de costumbre.

            Ajo, piña, plátano y agua

El ajo tiene muchas propiedades curativas que las personas no conocen, solo con un diente de ajo masticándolo y tragándote todo sin importar el sabor te aliviará, debes consumirlo crudo al menos una vez al día. Para el segundo remedio licuaremos tres pedazos de piña junto a un plátano, agua y dos dientes de ajo crudos y este licuado de frutas con ajo puedes tomártelo en ayunas solo por las mañanas.

            Agua, romero, tomillo y cardamomo

Vamos a hervir en una taza de agua una cucharada de los ingredientes, una de cada uno, lo dejaremos tapado y que se ponga tibio, con un colador colamos todo y lo bebemos durante todo el día. Sirve como un antiséptico preventivo, lo que quiere decir, que no solo es para la amigdalitis sino también para los que sufren de enfermedades frecuentes.

            Naranja, ajo y guayabas

Se necesita colocar en una licuadora medio litro de jugo de naranja junto a cuanto dientes de ajo y cuatro guayabas, estos son los ingredientes más importantes, después de esto se recomienda para darle un dulzor dos cucharadas de miel y como toque adicional una rodaja de cebolla, mézclalo y sirve cada ocho horas.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*